Búsqueda rápida

Cargando...

miércoles, 9 de abril de 2014

Integración transnacional y desintegración nacional de la economía mexicana


SAMUEL ORTIZ VELÁSQUEZ

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) integró recientemente en su portal, estadísticas sobre el contenido nacional de las exportaciones totales y sectoriales para el grupo de países miembros de la organización. El periodo abarca de 1995 a 2009. El contenido nacional se refiere al porcentaje de los insumos, partes y componentes producidos en un país y que son incorporados a un producto exportado, mientras, el porcentaje restante se conforma por importaciones.
Las estadísticas de OCDE revisten particular importancia para economías en desarrollo como la mexicana. Pues da luz sobre un tema no menor, ¿Por qué la dinámica de las exportaciones no se ha traducido en crecimiento de variables cruciales como el PIB, la inversión y el empleo en la era neoliberal y particularmente desde 1994 con la entrada en vigor del TLCAN? Entre 1993-2012 las exportaciones manufactureras mexicanas crecieron a una tasa promedio anual de 10 por ciento, pero el PIB manufacturero apenas creció al 2.4 por ciento y la inversión fija bruta al 0.9 por ciento. La débil asociación entre exportaciones y PIB se explica en buena parte porque el proceso de apertura externa se tradujo en un importante aumento de las exportaciones pero también en un aumento vigoroso de las importaciones (alimentado por una política cambiaria de sobrevaluación real del tipo de cambio que estimula la oferta importada y por diversos programas de importación temporal para su posterior re-exportación). Vinculado al punto anterior, se asiste a una creciente importancia  de las manufacturas intensivas en importaciones (v. gr. la maquila) en las actividades exportadoras que genera una débil inserción comercial.

martes, 25 de marzo de 2014

Pemex pasa de ser productor a importador de petróleo

L. CAROLINA HERNÁNDEZ CALVARIO


La Jornada de Zacatecas 22.03.2014. Uno de los discursos más pronunciados por parte de los defensores de la privatización de Petróleos Mexicanos fue potenciar la industria petrolera del país a través de la explotación de yacimientos y el aumento de producción y exportación del crudo, argumentando que con ello el déficit externo disminuiría, a pesar de la incapacidad del país de incrementar las exportaciones agrícolas, manufactureras de mayor valor agregado nacional. Pero a escasos unos meses de la aprobación de la reforma energética, centrada principalmente en cuestiones petroleras, y a unos días de la conmemoración del aniversario 76 de la expropiación petrolera que trajo al país los ingresos que le permitieron alcanzar elevadas tasas de crecimiento y una base industrial nacional como no se ha vuelto a registrar, el discurso modernizador de Pemex, y las expectativas de mayor crecimiento que la entrada de capital privado generaría, cambió y hasta de importaciones de crudo se habla.