lunes, 2 de abril de 2012

ASÍ VAMOS… MÉXICO: CAMBIOS DRAMÁTICOS EN CREENCIAS RELIGIOSAS

Juan Castaingts Teillery      
Profesor Investigador UAM-I

La visita papal nos invita a reflexionar sobre el catolicismo mexicano. La sociedad actual es muy diferente de la que existía hace 30 o más años. En materia de catolicismo algunos de estos cambios son:
            1. Las creencias están sufriendo cambios fundamentales. No sólo las iglesias están casi vacías los domingos sino que hay menos iglesias por habitante. En todo el país la población ha crecido mucho más que la construcción de iglesias. Esto sucede aun en regiones de profunda raigambre católica como lo es mi tierra Aguascalientes. De mi época de niño a la de ahora, la población se ha multiplicado en la ciudad más de 10 veces pero las iglesias han aumentado mucho menos y aun así, se ofician menos misas que antes y, aunque las iglesias suelen estar llenas, lo están menos que antes. En la ciudad de México la caída en las creencias religiosas ha sido impresionante. Considero que para conocer una sociedad, es vital conocer sus creencias; pienso que la libertad y el respeto a las creencias del otro, son elementos claves de un humanismo básico. Suelo preguntarles a mis estudiantes por sus creencias. Hace más de 30 años se declaraban católicos entre el 70% y el 80%, luego la cifra comenzó a caer. Hoy el cambio es total. En un grupo del año pasado sólo un alumno se declaró católico y, del grupo que atiendo por el momento, ninguno se identificó con el catolicismo. La mayoría no son ateos, tienen creencia en un dios al que no son capaces de definir bien, pero que conciben como una potencia superior del más allá. Pocos (aunque en número creciente) se declaran ligados a algunas de las creencias protestantes y pocos (también en número creciente) se declaran ateos.
            2. Los mexicanos que se declaran católicos se alejan cada vez más del canon de creencias dictados desde Roma. Muchos son católicos pero son poco practicantes en tres elementos claves del dogma católico: oír misa, confesarse y comulgar. Lo  importante a destacar es el dominio creciente del New Age es decir, que cada quien haga sus creencias a la carta y así se toman algunas cosas del catolicismo, otras de distintas creencias y prácticas mágicas, otras de religiones y creencias orientales y en México, se agrega el sabor de las creencias pre-hispánicas. Si católico significa lo universal y verdadero y que es común a todos, entonces se tiene un extraño catolicismo que ya no es universal y como éste comprende cosas diferentes y muchas veces contradictorias, pues tampoco son ciertas. Agréguese que muchos católicos como lo son un buen número de políticos, adoran mucho más al “becerro de oro”, que a Jesucristo. El catolicismo no sólo decrece en número sino que las creencias que se amparan bajo esta denominación son muy diferentes a las que históricamente ha revindicado esta religión. Durante varias centurias México era una sociedad cuya referencia simbólica clave era el catolicismo. El único signo general e invariable que queda es el de la Virgen de Guadalupe. No entremos a todas las consecuencias que tiene y tendrá la protección que han dado las jerarquías a los sacerdotes pederastas.
            3. La familia ha cambiado notablemente. El padre ha sido y es ausente, el cambio viene en relación a la madre que, por necesidades económicas necesita ir a trabajar y por ende, la educación familiar ha desaparecido y ahora son la guardería en el mejor de los casos y la TV como la educadora más general y más negativa. Hay  grandes problemas psicológicos y sociales provenientes de este hecho. La moral la establece hoy el duopolio televisivo, no la Iglesia.
4. Lo que permanece intacto es la existencia de una gran masa de pobres que tienen un conjunto de necesidades espirituales que el catolicismo no ha sido capaz ni de comprender ni de satisfacer.
5.- El sociólogo  polaco Sygmunt Bauman, ha calificado la situación actual como un mundo líquido en el que nada dura, todo sufre un continuo cambio, todas las relaciones son superficiales. La fluidez como metáfora de la vida moderna. Nada conserva fácilmente su forma, todo es un proceso de licuefacción. Yo digo que hoy día en México tenemos sociedad líquida, creencias líquidas, religión líquida. La visita papal fue radiante y estruendosa aunque mucho menos que las de su antecesor pero que, en pocos meses e incluso semanas, todo se habrá disipado y lo nuevo serán una nueva cascada de escándalos políticos.
 Si por anomia se entiende la pérdida de referencias sociales y la desaparición del cemento social, una anomia cancerosa es el diagnóstico de nuestra sociedad enferma.
castaingts42-juan@yahoo.com.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: