lunes, 7 de noviembre de 2011

El verdadero rostro del PRI

Arnaldo Córdova
Como en el caso de cualquier partido u organización política que venga a la mente, el PRI y, en particular, sus dirigentes efectivos buscan definir sus relaciones con los dueños del dinero, como una plataforma básica en su lucha por el poder del Estado. Cada partido sabe que debe encontrar un acuerdo con los exponentes de la clase dominante, en el que, por lo menos, consiga una cierta neutralidad de los mismos y no tenga que enfrentar a su bloque como un enemigo irreconciliable. Como podrá adivinarse, cada partido tiene sus propios puntos de vista sobre el rol que esa clase debe desempeñar en la vida nacional y le es necesario plantear ante la misma lo que espera de ella como un compromiso indispensable.
Si hay agrupaciones que no cuidan o no les importa este asunto, deben saber que la patronal los combatirá a hierro y fuego. Buscar su neutralidad, en realidad, resulta demasiado poco para obtener buenos logros en las contiendas electorales y lo que puede suceder con mayor probabilidad es que esa neutralidad jamás se logre. Las fuerzas políticas deben buscar con los patrones compromisos serios y mantener un trato con ellos que los obligue a cumplirlos o a mantenerse a distancia. Para ello, es forzoso estarles informando debidamente de lo que se busca en los más variados tópicos de la lucha política y hacerlo saber también al resto de la sociedad, como árbitro y actor que en última instancia deberá decidir la contienda.
Hay, empero, partidos que van mucho más allá y que consideran que su papel en las pujas por el poder es representar estrechamente los intereses de los grupos dominantes y, en especial, de los patrones y defenderlos a capa y espada, como si fueran los propios intereses. No es algo que se pueda inscribir en los documentos básicos de los partidos, sino una actitud efectiva de sometimiento y puesta al servicio de los intereses de esos grupos. Generalmente son los prospectos electorales y más cuando ya son candidatos los que hacen clara esa posición frente a dichos intereses. Podemos observar que ya se han dibujado posiciones que nos hablan de la relación que entienden llevar los diferentes precandidatos.
Andrés Manuel López Obrador empezó a reunirse con diversos representantes de los grupos dominantes para plantearles abiertamente cuál será su política respecto a los negocios y cómo entiende llevar avante sus relaciones con los empresarios, sobre la base de lo que él propone como estrategia de desarrollo económico. El tabasqueño ha dejado en claro que no es su enemigo, entre otras cosas, porque sin ellos no habría desarrollo posible en las actuales condiciones y que sólo es contrario a sus abusos y sus negocios turbios. Se ha declarado también contra los monopolios y la concentración indebida de la riqueza. Se trata de una posición clara que, además, tiene la virtud de ser abierta y pública. Todo mundo supo lo que él dijo.
El PAN no es ejemplo en el caso. Siempre ha sido, desde su fundación, un partido patronal, enemigo del sector público de la economía. Los panistas, a lo largo de casi dos sexenios, no han hecho otra cosa que hacer negocios desde el gobierno y entregar la riqueza pública a los privados, muchas veces violando la ley y la Constitución. El PAN no sabe gobernar de otra manera y, de seguir en el poder, de seguro seguirán haciendo lo mismo. Basta con recordar la enorme cantidad de personeros de la iniciativa privada que son y han sido funcionarios o representantes del PAN para darse cuenta de lo que el mundo de los negocios pesa en los gobiernos panistas y en los órganos legislativos.
Para muchos el PRI sigue siendo el mismo antiguo partido nacionalista y populista que, de cuando en cuando, sirve a los intereses patronales. Los años de gobierno del panismo demuestran, si se hace historia, que ese partido no sólo ha dejado de ser lo que fue una vez, sino que ha hecho mancuerna con los panistas para promover el enriquecimiento desmedido de los empresarios y, muchas veces, incluso son más celosos en el afán de favorecer en todo a los empresarios, con posiciones más conservadoras que los mismos blanquiazules, como se ha puesto de manifiesto en el asunto de las telecomunicaciones y de los monopolios televisivos. El principal de sus precandidatos presidenciales, Enrique Peña Nieto, es hechura de esos monopolios.
Si se da por hecho que la contienda interna por la candidatura presidencial del PRI se dará entre el propio Peña Nieto y el senador Manlio Fabio Beltrones tenemos un escenario muy claro: el primero quiere representar directamente, como si fueran suyos, los intereses de la clase dueña de la riqueza; el segundo, en cambio, trata de presentar una imagen más acorde con los antiguos principios del priísmo, sólo que modernizados, puestos al día. Enfrentados al hecho histórico que fue la Revolución Mexicana, para Peña es sólo una ideología dañina y obsoleta que riñe con el desarrollo; para Beltrones, las instituciones de la Revolución que dieron paz al país muestran agotamiento y se han quedado en el pasado, lo que quiere decir que hay que buscar otro camino para enfrentar tanta desigualdad y tanta pobreza.
En el fondo, ambos políticos piensan lo mismo, aunque desde puntos de partida diferentes. El tema del petróleo lo revela plenamente: Peña aboga por una mayor apertura a la iniciativa privada en la industria petrolera (como declaró al Financial Times, Pemex puede lograr más, crecer más y hacer más a través de alianzas con el sector privado); Beltrones, de hecho, piensa lo mismo, pero es más cuidadoso en un tema que el primero nunca toca: la propiedad de Pemex debe seguir siendo pública y, para él, la reforma de 2008 es más que suficiente para permitir que la iniciativa privada invierta en la industria, pero, dice, sin que ni una gota de petróleo pase a manos privadas y menos extranjeras.
Como se ha podido ver, las reformas de 2008 no han sido respetadas por el gobierno panista y, a través del contratismo, la riqueza petrolera sigue siendo entregada a los privados, particularmente extranjeros. Ese estilo que aparece como típicamente panista desde el gobierno, vale decir, pasar siempre por sobre la ley, violándola e ignorándola, se revela como típicamente priísta si uno echa una mirada a la historia del priísmo en el poder. Aparentar obediencia a la ley para violarla cuando debería aplicarse, es algo que, además, podemos ver también en los gobiernos priístas de los estados. PRI y PAN actúan, llegado el caso, de la misma manera.
Lo que se desea que veamos es que Beltrones propone hacer las cosas con la antigua sabiduría de gobierno, mientras Peña Nieto sería un panista encubierto o, como solía decirse antes, un priísta empanizado. Pero la diferencia entre ambos no parece ser otra que el método diverso que ambos proponen para llegar al mismo fin: preservar el sistema de los negocios al que ambos se deben. Peña Nieto habla de una alianza estratégica con el sector privado: “Tenemos que detonar mayor infraestructura para el desarrollo –declaró– y estoy convencido que un pivote para lograr este objetivo es la alianza estratégica que se puede consolidar con el sector privado”. Beltrones también quiere el favor de la patronal. Sólo propone un camino diferente. PRI y PAN, en lo esencial, siguen siendo lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: