jueves, 10 de marzo de 2011

LA ECONOMÍA DEL CONOCIMIENTO EN MÉXICO: CONDICIONES PARA EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

Carlos Manuel Sánchez Ramírez

Resumen

Este trabajo resalta la importancia de la economía del conocimiento en el crecimiento económico de largo plazo en México. Una economía del conocimiento es aquella en la que el conocimiento representa el principal motor del crecimiento económico. Se afirma que la inversión sostenida en educación, innovación y tecnologías de la información, conducirá a un aumento en el uso y creación de conocimiento en la producción económica, dando lugar al crecimiento económico sostenido en las 32 entidades federativas de la República Mexicana. En función de este marco teórico, se realiza un análisis de las variables desagregadas que integran tres de los cuatro pilares de la economía del conocimiento en México en el periodo 2000 a 2007: alfabetismo, educación media superior y superior, investigación, telefonía, internet y computadoras. Con base en lo anterior, se construye un índice de conocimiento para cada estado en el periodo de estudio. Finalmente, utilizando herramientas econométricas en modelos de panel, se perfila el impacto que el índice de conocimiento en conjunto con la formación bruta de capital fijo, tienen en la acumulación de riqueza nacional y por entidad federativa.

Introducción

El desarrollo es un proceso, que sucede en el tiempo y en el espacio, por el cual la sociedad mejora su calidad de vida. En este proceso, el crecimiento económico es un elemento inicial y necesario, aunque limitado para un desarrollo pleno. Bajo este esquema, durante los últimos treinta años, el crecimiento económico de México ha sido alrededor de los tres puntos porcentuales, una cifra mediocre para un país con más de cien millones de habitantes. Lo anterior ha derivado en un desarrollo insuficiente para los cuarenta millones de mexicanos que viven en condiciones de pobreza. En una perspectiva de largo plazo, el avance en la calidad de vida de la sociedad, parece un escenario ausente.

Según estudios de Chen y Dahlman (2005) para el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo, países como Corea del Sur e Irlanda han logrado un desarrollo sostenido con base en la llamada economía del conocimiento (EC), logrando para sus habitantes lo que hace algunas décadas parecía imposible. Así, en 1960 el producto interno bruto (PIB) per cápita de Corea del Sur era 2.5 veces menor que el de México. Cuatro décadas después, esta situación cambió dramáticamente. En 2003 el PIB per cápita de Corea ya era más de dos veces superior al de nuestro país. Las causalidades del crecimiento coreano son una fuerte apuesta e inversión en la educación y la capacitación, el impulso a la innovación científica a través de una política intensa de investigación y desarrollo, la construcción de una infraestructura de la información moderna y accesible, así como el ensamble de los factores anteriores a través de una política pública institucional, que propicia la estabilidad económica y facilita el florecimiento de inversiones relacionadas con el conocimiento.

Bajo este marco, para impulsar el crecimiento económico en nuestro país, debiesen aplicarse reformas orientadas a mejorar las capacidades nacionales para generar conocimientos y transformarlos en riqueza. La germinación y el desarrollo de estas capacidades dependen en gran medida de factores como la educación, la innovación y la infraestructura tecnológica.

Lea artículo completo, clic aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: