lunes, 28 de febrero de 2011

Reporte Económico. Comparemos México

David Márquez Ayala

Utilizando las tasas de conversión a dólares a Paridad de Poder Adquisitivo PPA, el PIB acumulado de los 33 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ascendió en 2009 a 40 billones 052 mil millones de dólares (Gráfico 1).

La mayor economía del grupo es desde luego la estadunidense con un PIB de 14.044 billones de dólares, seguida por Japón 4.140, Alemania 2.970, Reino Unido 2.252, Francia 2.172, Italia 1.922, y México 1.535 billones. En el otro extremo, las economías más pequeñas son las de Eslovenia (56 mil millones de dólares de PIB), Luxemburgo (42 mil), e Islandia (12 mil millones).

PPA, cabe recordar, son las tasas de conversión cambiaria que igualan el poder adquisitivo de diferentes países mediante la eliminación de las diferencias en los niveles de precios, permitiendo comparaciones que reflejan únicamente las diferencias en el volumen de bienes y servicios comercializados.

Con esta misma metodología (PPA), la OCDE presenta un índice comparativo del comportamiento del PIB por habitante utilizando como eje de comparación (=100) en cada año el PIB per cápita promedio de los países miembros (Gráfico 1). Aquí, el pequeño Luxemburgo (básicamente un centro financiero) aparece con el índice más alto de riqueza por persona (253 puntos), seguido por Noruega 165, Estados Unidos 137, y Suiza 134. En el otro extremo, los menores índices del PIB per cápita corresponden a Turquía 43.2 puntos, Chile 42.9, y México 42.7, países que además no gozan de mucha fama por su equidad distributiva.

El comportamiento de estos índices de 1996 a 2009 en ocho países seleccionados puede verse en el gráfico 2.

Otro indicador interesante q-ue presenta la OCDE es el del Gasto gubernamental como porcentaje del PIB, el cual demuestra en los países avanzados una alta correlación entre el nivel de dicho gasto (y de la captación fiscal que lo hace posible) y el elevado nivel de vida en esas sociedades, desmintiendo el mito del Estado débil (Gráfico 3). Destacan, por ejemplo, los casos en 2008 (último año con datos completos) de Bélgica con un gasto de gobierno equivalente al 50.2% de su PIB, Suecia 51.5, Dinamarca 51.8, Francia 52.8, e Islandia 57.8%. Dicho gasto en México venía rondando apenas el 19% del PIB en los años recientes, con un extraño salto a 24.2% en 2008.

Remuneraciones al trabajo

Ilustrativo es también el cuadro que compara los porcentajes del PIB (a valor agregado) que llegan cada año como sueldos, salarios y prestaciones a la población trabajadora (Gráfico 4). En prácticamente todos los países económica y socialmente avanzados el factor trabajo recibe cuando menos la mitad de la riqueza generada (la media europea de la zona euro fue de 53.5% en 2008), destacando con más de 60%: Estados Unidos (60.3%), Suecia 61.1, Islandia 64.1, Suiza 64.8, y Dinamarca 66.5%. En México el porcentaje es vergonzoso: 28.2, y clama por tres factores oprobiosos: el desprecio gubernamental hacia quienes viven de su trabajo y la compresión salarial; el enorme déficit de empleos formales; y la flagrante desigualdad social, madre de la abrumadora pobreza y la opulencia.

Una representación esque-mática de estas remuneraciones en nueve países seleccionados se presenta en el gráfico 5.

UNIDAD TÉCNICA DE ECONOMÍA SA de CV • ciudad de México • Teléfono / Fax: 5135 6765 • unite@i.com.mx






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: