jueves, 27 de enero de 2011

ASÍ VAMOS… MEJORAN PERSPECTIVAS ECONÓMICAS EN EL MUNDO Y EN MÉXICO

Juan Castaingts Teillery Profesor Investigador UAM-I

Es imposible decir que hemos salido de la crisis económica pero todas las informaciones conducen a señalar que hay una mejoría referente a las perspectivas económicas para este año. Definitivamente consideramos incorrectas, exageradas y sin sentido las palabras del secretario de Hacienda, según la noticia de El Financiero del lunes pasado, señalando que no sólo hay que ver el vaso medio lleno sino que éste, se encuentra lleno en tres cuartas partes. El optimismo exagerado y sin fundamento es negativo y peligroso.

Informaciones varias pero en especial el informe del FMI sobre “Perspectivas de la economía mundial” que acaba de salir hace unos días, conforma nuevos indicadores de que la situación económica mundial y mexicana tiende a mejorar. Presentaremos un comentario sobre las perspectivas, primero en el ámbito mundial y luego en el mexicano.

Perspectivas mundiales para el 2011.

1. A nivel mundial el FMI aumenta ligeramente las expectativas de crecimiento para este año al pasarlas de un crecimiento de 4.3% (perspectiva hecha en octubre pasado), a otra de 4.5%. No es mucho el aumento pero confirma la tendencia a la recuperación mundial y además, la mejora un poco. Ya habíamos señalado con anterioridad (en otros “Así Vamos…” que lo más probable es que no hubiese un repunte rápido de la economía sino uno lento. Hay que agregar que los peligros de una recaída han disminuido pero no han desaparecido.

2. Hay dos tendencias claras y divergentes. De un lado, las economías desarrolladas tenderán a crecer muy lentamente, lo que augura como ya lo habíamos dicho, una evolución económica en forma de “L” con crecimiento y recaídas. Para estas economías la corrección en el crecimiento esperado (con respecto a las estimaciones de octubre pasado) contiene una mejoría de 0.3 para esperar que en su conjunto, las economías desarrolladas crezcan en un 2.5% que es sensiblemente inferior al 4.3% esperado a nivel mundial. Nuestro punto de vista es que la inmensa deuda acumulada por estos países, en especial por los EU, puede impulsar al alza las tasas de interés y de esta manera se pueden provocar turbulencias serias. Cabe destacar que el crecimiento más elevado esperado en estos países se dará en EU con una tasa de 3%. En Europa la situación seguirá siendo mediocre ya que en la zona euro se espera un mediocre 1.5% y, en su motor que es Alemania un 2.2%. Japón mejora algo pero sigue bajo en 1.6% de crecimiento para el 2011.

3. El contraste con los países emergentes es notorio ya que en éstos se espera un crecimiento mucho más elevado o sea del 6.5%. Las palmas se las siguen llevando China con un 9.6% y la India con 8.4%. Otros países como Indonesia, Malasia, Filipinas y Vietnam, tendrán en conjunto un muy honorable 5.5%. Incluso y por fortuna para el África Subsahariana, se espera un crecimiento para este año de 5.5%.

4. Como lo hemos repetido en varios “Así Vamos…”, hay nuevos polos de poder económico y político, lo que implica un cambio estructural en las relaciones de poder mundial.

Las preselectivas para México son las siguientes.

1. Para el 2011, el FMI espera un crecimiento del 4.2% lo que implica una mejoría de 0.3% con respecto a las previsiones dadas en octubre pasado. Es una buena noticia.

2. El crecimiento mexicano está muy por debajo de lo esperado para los países emergentes y en desarrollo que es de 6.5%. Es inferior al crecimiento estimado para el África Subsahariana, ligeramente inferior al esperado para el conjunto de América Latina y el Caribe que se estima en 4.3%. Es además, menor al 5.2% estimado para el año pasado para nuestro país. Seguimos estando por debajo de países similares al nuestro lo que demuestra que estamos aprovechando mal las oportunidades claramente existentes para nuestra economía y en consecuencia, la existencia de una mala y mediocre política económica.

3. Desde nuestro punto de vista mucho del crecimiento económico que posiblemente tengamos, se debe a que nuestra economía está siendo jalada por la economía mundial lo cual ha impulsado con fuerza nuestras exportaciones. Como las exportaciones crecen y al mismo tiempo el mercado interno se estanca, hay un doble efecto concentrador en este tipo de crecimiento. Los beneficios se tienden a concentrar en unas cuantas ramas productivas y las ganancias de las exportaciones beneficia mucho más a las ganancias que al empleo y los salarios. Es un crecimiento fragmentador que acentúa la mala distribución del ingreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: