miércoles, 30 de diciembre de 2009

SITUACIÓN DEL EMPLEO AL TERCER TRIMESTRE DE 2009

Samuel Ortiz Velasquez
Maestro en Estudios Sociales UAM-I
Contacto: samveque@hotmail.com / samuel.ortiz.v@gmail.com


Según la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) la tasa de desempleo abierto (TDA) en México se colocó durante el tercer trimestre de 2009 en 6.2 por ciento (su nivel más alto desde el año 2000), cifra que equivale a 2.9 millones de personas desempleadas. En igual periodo de 2008 la TDA se ubicó en 4.2 por ciento, lo que representó 1.9 millones de desocupados. Desde el punto de vista de la generación de nuevos empleos, esto significa que entre el tercer trimestre de 2008 y el tercer trimestre de 2009 se incorporaron a la población económicamente activa (PEA) alrededor de 1.3 millones de jóvenes que buscan empleo, pero solo se lograron generar cerca de 291 mil empleos netos (empleos nuevos menos empleos perdidos), cantidad que representa ¡apenas una cuarta parte de los empleos que demanda el ritmo de crecimiento de la PEA!
Si examinamos la actividad económica en que se instauraron los nuevos empleos tenemos que: se crearon 797 mil puestos en el sector terciario de la economía (principalmente en servicios y comercio), 80 mil empleos en el sector primario, así mismo, se perdieron 541 mil puestos en el sector secundario (principalmente en la manufactura y la construcción) y 45 mil puestos en la categoría de “no especificado”. Desde la óptica de la posición que ocupan los empleados en el centro de trabajo, se observó una reducción de más de 100 mil trabajadores subordinados y remunerados; una reducción de 194 mil empleadores o patrones, pero un aumento de 573 mil trabajadores por cuenta propia.
El aumento del empelo en el sector terciario de la economía y de los trabajadores por cuenta propia está muy vinculado con el alza que experimenta el empleo informal y la población empleada que no cuenta con el acceso a las instituciones de salud y otras prestaciones. Efectivamente, entre los trimestres de comparación, la población empleada en la economía informal se incrementa en poco más de 536 mil personas, cifra que representa el 41 por ciento de la población que se incorporó este año a las filas de la PEA. Además, el número de empleados con acceso a las instituciones de salud se redujo en 470 mil, pero aumentó a 759 mil la población ocupada que no cuenta con seguridad social.
En consecuencia, tenemos que entre 2008-2009 se observa una drástica caída del empleo generado por los sectores productivos de la economía (industria manufacturera y construcción en particular) y un aumento del empleo en los sectores improductivos principalmente servicios y comercio, situación que se explica por el abrupto crecimiento del empleo informal, o sea, por el aumento del desempleo encubierto o disfrazado.
Una conclusión preliminar nos indica que si el país no se desmorona ante las políticas altamente pro-cíclicas de un gobierno que defiende a ultranza el estilo neoliberal de desarrollo, aun en momentos de crisis económica, es porque el empleo informal se convierte en una “válvula de escape” que encuentra la gran mayoría de los mexicanos para sortear los efectos devastadores de la crisis, hay que agregar también a la migración y las actividades relacionadas con el narcotráfico. La conjugación de estos fenómenos están evitando que en el corto plazo se gesten las condiciones para un estallido social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: