miércoles, 17 de agosto de 2011

ASÍ VAMOS… POR QUÉ AUMENTA EL DESEMPLEO EN LOS PAÍSES RICOS

Juan Castaingts Teillery Profesor Investigador UAM-I

La montaña rusa sigue su curso en las bolsas de valores, pero los niveles de desempleo se mantienen y son reacios a la baja. Las explicaciones comunes indican que el aumento en el desempleo es producto de la crisis económica actual. Esto es cierto aunque sólo en parte, ya que existen otros factores profundos que conducen a que el empleo no crezca adecuadamente.

De éstos, trataremos brevemente tres factores fuertemente entrelazados entre sí.

1. Ingreso, productividad y empleo. El ingreso de un país se puede definir en forma sencilla como el producto de multiplicar la productividad media por hombre ocupado por el número de empleos que se tienen. Se puede afirmar que hay crecimiento intensivo cuando el aumento en el ingreso se basa en la productividad, y extensivo, cuando el incremento del ingreso se basa en tener más empleados con una productividad similar o poco creciente. México, en las últimas décadas, ejemplifica un caso claro de crecimiento extensivo. Los países desarrollados han vivido la fuerte revolución tecnológica y su crecimiento se ha basado en la productividad y por eso el empleo es poco creciente; se necesita un alto crecimiento para generar un bajo aumento en el empleo. Por eso el repunte no logra hacer despuntar al empleo. El problema es que, dada la elevada competencia mundial, el acento en la productividad es inevitable.

2. El bajo multiplicador del ingreso y el empleo. En economía keynesiana hay un concepto muy importante que se denomina “multiplicador del ingreso”. La idea es que un gasto autónomo, por ejemplo una inversión externa o un déficit gubernamental de digamos 100 pesos, va a repercutir en la economía en un flujo de ingreso mayor, por ejemplo 220 pesos. En este caso el multiplicador sería de 2.2. El por qué es muy sencillo. El gobierno o el inversionista externo gastan 100 extras, alguien recibe este gasto, ahorra 20 por ejemplo y gasta 80; alguien recibe los 80, ahorra 15 y gasta 65 que otro recibe a su vez. La cadena sigue y al final los 100 extras gastados inicialmente se convierten en un ingreso mayor para el conjunto de la economía. Este es el multiplicador. El problema es que ahora está funcionando mal. El ejemplo señalado es en una economía cerrada sin conexiones con otros países; cuando hay economía abierta el multiplicador funciona pero de otra manera distinta y depende del ahorro interno y de lo que se importa por cada peso extra que se genera en la economía. El caso es que en los países desarrollados (con excepción de Alemania y algún otro) se tiene poco ahorro y alta propensión a importar sobre todo productos chinos y asiáticos. Así, el multiplicador funciona pero para beneficio de Asia y China y su impacto en EU es muy bajo. El caso peor es el de EU, que vive en una trampa mortal con ahorro casi nulo y elevado déficit en su balanza de bienes y servicios con el exterior. Por eso se gastaron billones de dólares y el efecto interno en el ingreso fue muy bajo. Tómese en cuenta que el pequeño efecto sobre el ingreso se ligó a un incremento en la productividad y se comprenderá por qué los enormes gastos tuvieron muy poca repercusión en el empleo. Algo similar aunque menos fuerte, está sucediendo en Europa.

3. Los diferentes tipos de trabajo.

En el mundo actual se puede clasificar el trabajo en tres tipos. El trabajo rutinario, los servicios personales y, el trabajo simbólico. Un trabajo de rutina no es un trabajo que no requiera preparación ya que puede ser realizado por ingenieros, administradores, etc., solamente que estas personas con preparación no generan nuevas ideas y sólo se limitan a seguir rutinas que pueden ser complejas. Los trabajadores simbólicos son los que producen nuevas ideas. Los servicios personales van desde enfermeras, médicos, cuidadoras de niños, servicios profesionales de todo tipo, periodistas, etcétera. El caso es que, por efectos de la mundialización, los trabajos rutinarios se han trasladado hacia los países emergentes, principalmente China y la India, en mucho por efecto de la búsqueda de bajos salarios y altas ganancias por parte de las compañías trasnacionales de los países ricos. Así se han perdido millones de trabajos no sólo poco calificados sino muy calificados como ingenieros, directivos, servicios profesionales. Los trabajadores de servicios personales permanecen en sus países de origen pero los de bajo nivel los toman los inmigrantes. Además, en forma creciente China y la India comienzan a tomar para sí, buena parte de los trabajadores simbólicos.

El problema del empleo es estructural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: