miércoles, 27 de julio de 2011

ASÍ VAMOS... HOY: LA ECONOMÍA SIGNO O ECONOMÍA VIRTUAL

Juan Castaingts Teillery Profesor-Investigador UAM-I

Los seres humanos vemos la realidad a través de signos y símbolos. Percibimos al mundo real por medios de signos y símbolos. Debe haber una relación muy importante entre lo simbólico y lo real. Si, por ejemplo, me encuentro frente a un tigre real y lo percibo por medio de la idea de perro, mi vida corre un grave peligro.

Para percibir lo que sucede en la vida económica lo hacemos por medio de un conjunto de signos: el índice de precios, la tasa de crecimiento, el déficit gubernamental, etcétera. La relación entre lo real y el conjunto de símbolos a través de los cuales percibimos la economía, nunca ha sido ni directa ni clara. No hay forma de percibir directamente ni siquiera lo que sucede en un establecimiento comercial; podemos ver el número de gentes que a él asisten, pero no podemos saber cuánto compran ni qué compran. Los símbolos económicos son complejas construcciones de especialistas y, como bien se sabe, pueden ser contradictorios entre sí.

En economía lo que percibimos y lo que nos conduce a la reflexión y a la acción no es lo real que no podemos percibir, sino solamente lo virtual. La economía es esencialmente un hecho virtual.

Si lo simbólico siempre ha dominado en lo económico, hoy lo virtual domina mucho más que antes. La economía se ha vuelto muy compleja y el número de símbolos o indicadores es muy abundante y difícil de interpretar, por lo que su relación con lo que podemos denominar economía real, es cada vez más confusa.

En el centro de la economía actual está lo financiero y, lo financiero, no es sino la relación de un conjunto de números (símbolos y señales) sobre empresas, funcionamiento de lo económico, anticipaciones sobre el futuro, tasas de interés, tasas de cambio, etcétera. De un lado, se elaboran símbolos sobre lo real y del otro lado, hay una manipulación enorme de estos símbolos por medio de inversionistas, consultores, contadores, auditores, casas de bolsa, etc. Todo gira alrededor de estas relaciones simbólicas y su relación con lo real es lo suficientemente vaga y confusa por lo que se requiere un conjunto de empresas calificadoras que evalúen la relación entre esos símbolos y la realidad de las empresas o de los países. Las empresas calificadoras o evaluadoras de símbolos son, de esta manera, un elemento central del mundo económico virtual actual.

La semiótica (la ciencia que estudia los símbolos) nos dice Humberto Eco, es el arte de mentir y en la economía virtual, basada en símbolos, también se desarrolla un fino y delicado arte de la mentira y la ocultación. Empresas, bancos de toda clase y aun países, presentan cuentas engañosas. No todo es falso, pero el engaño de algunos conduce a la duda sobre muchos.

El economista francés Pierre-Noël Giraud señala algo vital: una deuda es una simple promesa de pago de la cual nadie puede estar seguro. Por eso el sistema financiero, independientemente de todas sus complejidades, no es sino un comercio de promesas. El capitalismo siempre ha sido virtual y simbólico y debido a esto, el caso de engaños y estafas es muy común.

Dado que los documentos bursátiles no son sino promesas de pago, se necesita una evaluación de la calidad de los documentos bursátiles (acciones) y financieros (títulos de deuda de empresas y estados). Este trabajo lo hacen las compañías evaluadoras. Ellas se enfrentaron a dificultades casi imposibles de solventar provenientes del hecho de que, un documento representaba un conjunto de documentos y que a la vez, este documento se unía a otros documentos para integrar otro documento de más alto nivel, lo que implicaba que la evaluación tendría que realizarse en profundidades escalonadas que contenían documentos muy variables. Además, la denominada “innovación financiera” junto con los denominados mercados de derivados y los “edge fonds”, produjeron documentos que muchas veces ni los más sofisticados especialistas entendían bien su contenido. Las empresas calificadoras se equivocaron, sencillamente, mucho. Pero no sólo se equivocaron ya que usaron todo tipo de trampas que van desde las que les permitían los contratos que, por su naturaleza siempre son incompletos, hasta el uso mañoso de las leyes y la corrupción y el engaño directos.

EU tiene capacidad de pago en términos económicos pero hay problemas políticos sobre el límite del endeudamiento. El martes pasado, con un solo signo en el sentido de que hay posibilidades de arreglo en el senado y las bolsas el martes subieron como espuma. Independientemente de sus complejidades la economía es un proceso simbólico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario: